Por qué se debe hacer la Central Camionera en Tepa

El debate sobre la conveniencia de realizar el proyecto de construcción de una nueva Central Camionera en Tepatitlán, a través de una APP (Asociación Público Privada),  está en su punto más álgido. Dichos van y vienen, algunos más descabellados que otros, y van despertado un interés en la sociedad que ante tanta información tergiversada, ignorancia de quien opina o de plano “mala leche” de algunos, no entiende bien si conviene o no este proyecto.

Hace un par de años que me inserté en el mundo de las APP, no me son ajenas, conozco la experiencia internacional, la legislación nacional y local, he estudiado casos de éxito y he escuchado de experiencias ajenas en este tipo de inversiones. Opino con conocimiento de causa, conozco el proyecto de Tepatitlán y quiero aportar al debate.

Como antecedente dejo una definición de las asociaciones público privadas que ayuda a comprender cual es la naturaleza del proyecto. Las APP son “proyectos de INVERSIÓN para la provisión INTEGRAL y el FINANCIAMIENTO de infraestructura o servicios públicos en donde participan entidades públicas y particulares”. En este tipo de proyectos, los gobiernos y los inversionistas privados comparten riesgos, recursos y acciones para el desarrollo de infraestructura. Es decir, la infraestructura que se desarrolla a través de inversión privada se planea de manera integral, con visión de futuro y asegurando el óptimo funcionamiento a través de una adecuada operación y un disciplinado mantenimiento.

En el desarrollo de obra pública con el sistema tradicional los presupuestos son limitados, inflados, no contemplan los costos de mantenimiento y regularmente se hacen con materiales de mala calidad pues se privilegia el ahorro. Además, en los proyectos se planea con de una visión que no sobrepasa los calendarios de las administraciones y, como resultado, al concluir la administración la infraestructura es obsoleta. Las APP han demostrado romper estos vicios.

Para empezar, recogí los argumentos de los que se oponen al desarrollo del proyecto y los contrasté con los que aportan los promotores del proyecto.

1. “$590,000 pesos mensuales por 30 años son una millonada que no se justifica”

Hacer una multiplicación básica por la contraprestación de 590 mil pesos mensuales que aportará el municipio al proyecto por concepto de mantenimiento es una irresponsabilidad. La ecuación es mucho más compleja pues deben descontarse los costos del financiamiento, los costos de mantenimiento de las instalaciones, los gastos de operación (derechos, personal, insumos, servicios, etc.) y la rentabilidad que obtienen los inversionistas. Además, en la administración de la Central, el municipio podrá obtener ingresos por concepto de uso de andenes, oficinas, áreas de alimentos, baños públicos, comercio y espacios publicitarios que pueden alcanzar hasta 01 millón de pesos mensuales. Si es bien administrado, el proyecto se paga solo y hasta genera ingresos adicionales para el municipio. Lo que los actuales locatarios pagan por el arrendamiento es insuficiente para el adecuado mantenimiento de las actuales instalaciones, el empresario camionero ni siquiera paga lo necesario para sostener el mantenimiento de instalaciones, aun cuando hoy son una sencilla bodega. Si seguimos en esta inercia, el municipio seguirá perdiendo dinero. En esta lógica es comprensible que los camioneros y sus intereses sean los principales afectados pues deberán pagar lo justo, lo que pagan en otras partes para ofrecer el mismo servicio. La Central se puede pagar sola, lo que hay que asegurar es que sea debidamente administrada.

2. En Tepa la gente NO paga las rentas tan caras

!Pobres camioneros¡ Durante más de veinte años los camioneros han hecho grandes negocios a costa de los usuarios sin realizar inversiones para mejorar el servicio, la infraestructura y la atención. Pagan rentas por debajo del precio comercial; la renta de una bodega de las dimensiones de las que hoy ocupan en el edificio de la Central Camionera tiene un valor comercial aproximado de 10 mil pesos mensuales. Los camioneros pagan apenas una tercera parte al Ayuntamiento, no gastan en seguridad, no se preocupan por dar servicio de baños públicos y, encima de todo, las salas de espera son un verdadero cochinero. Claro que no quieren pagar más, si en 20 años han hecho negocio redondo.

3. No se necesita ese gasto, hay otras prioridades

Primero hay que recordar que el Gobierno Municipal no ha destinado un solo peso para el desarrollo del proyecto. Es cierto que Tepatitlán tiene muchas prioridades, sin embargo, la construcción de la Central Camionera no interfiere para que se concreten los proyectos de desarrollo, no interrumpe el avance de la inversión en otras áreas más sensibles. Por el contrario, además de generar empleos, la Central es el principio de una serie de proyectos de inversión privada para generar infraestructura económica para la ciudad que, a través de recursos fiscales o deuda pública, son materialmente imposibles. No es una prioridad, es un detonante de desarrollo.

4. Gobierno Municipal ¿Administrador de una central camionera?

Se ha cuestionado la viabilidad de que el Gobierno Municipal sea administrador de la Central Camionera, sin embargo, eso viene haciendo desde hace más de veinte años y, hoy que se asocia con particulares para mejorar el servicio, algunos grupos cuestionan lo que ya se hace. De seguir como hasta hoy, el municipio seguirá gastando en mantenimiento más recursos que los que le ingresan por concepto de rentas. En todo caso, de seguir así los principales beneficiarios siguen siendo los empresarios camioneros.

5. No es viable adjuntar al proyecto oficinas del Registro Civil 

Unos de los servicios gubernamentales de mayor demanda es el de Registro Civil, otro es el trámite para solicitar Pasaporte. Muchas personas que se trasladan desde rancherías y delegaciones estarían ahorrando traslados en el interior de la ciudad, adicionalmente, el estacionamiento y los servicios de transporte público que ahí se concentran contribuyen a ofrecer un mejor servicio a toda la población. Además, existe una tendencia en la planeación urbana de regresar a los usos mixtos en los desarrollos para acercar los servicios a las personas y no generar más traslados. Que no sean compatibles es una opinión rigorista fundada en una tendencia superada, hoy se requiere integración de servicios para evitar la costosa dispersión. No hay ningún impedimento de seguridad, de cálculo, de oferta o la materia que se quiera que lo haga inviable.

6. No se está tomando en cuenta el Plan de Desarrollo Urbano 

Hay quien afirma que no se está tomando en cuenta el Plan de Desarrollo Urbano, totalmente falso. Cualquier perito sabe que uno de los filtros más rudos en el Ayuntamiento es el del área de Planeación. El responsable de esa área, es uno de los más celosos funcionarios, por no decir inflexibles, y siempre obliga a que se respete el Plan Municipal de Desarrollo Urbano. El proyecto de la Central Camionera cuenta con los dictámenes favorables en esta materia. Afirmar que no se está tomando en cuenta el Plan de Desarrollo Urbano es una aventurada suposición, aderezada de opiniones y criterios personalísimos.

7. Necesario un predio más grande para proyectar crecimiento de la central

Para empezar, los promotores del proyecto aseguran que, de acuerdo a los criterios del Instituto Mexicano del Transporte, la capacidad de la nueva central rebasa en mucho la actual demanda y la proyección por los próximos treinta años. Por otro lado, desde hace más de 20 años que los camiones foráneos fueron trasladados a la actual central camionera y, luego de dos décadas, no ha sido necesario ampliar el número de andenes, el área de operaciones o de servicios. Por el contrario, la improvisación ha generado que se usen espacios para el depósito de basura, estacionamiento indefinido de camiones y generar espacios oscuros y abandonados. Solicitar un predio más grande es una buena ocurrencia, innecesaria por cierto.

8. Los camiones foráneos entrarían a Tepa si la central está cerca de la autopista

Las corridas dependen de la demanda y no de la ubicación de las terminales. Si no existen pasajeros simplemente no llegarán ni saldrán nuevas corridas desde la terminal, así se ubique a un costado de la caseta de la Autopista. Los que suponen que por “arrimar” una terminal a la autopista tendremos más corridas a diferentes destinos se olvidan que la oferta está determinada por la demanda, no por la ubicación más próxima a una autopista.

9. Diez andenes son muy pocos para el nuevo proyecto

Históricamente la terminal de Tepatitlán ha sido usada como estacionamiento por los empresarios camioneros. Los andenes son exclusivamente para bajar y subir pasaje, no para que los camiones descansen hasta nuevo aviso. Con esta capacidad, debidamente operado y organizado, se podrán movilizar hasta 22 mil pasajeros por día, hoy la demanda es de 2,000. En mi opinión, deben ser las empresas de transporte las que desarrollen infraestructura para eficientar su operación, resguardar sus autobuses, darles mantenimiento, etc. En más de veinte años las instalaciones actuales nunca se han visto superadas en su capacidad, aún cuando las empresas estacionan camiones en los andenes para evitarse el pago de pensiones. El número de andenes no es un capricho de alguien, es el resultado de un enfoque más ordenado y eficiente.

10. La ubicación no es la adecuada

De forma sospechosa, grupos de interés presionan para trasladar la ubicación del proyecto al poniente de la ciudad con  argumentos basados en opiniones personales, que porque hay que estar cerca de la autopista, que porque la ubicación actual ya no es la adecuada, que porque las vialidades están abarrotadas de camiones. Todas son exageraciones para justificar el traslado del proyecto a una zona donde particulares vienen desarrollando costosos fraccionamientos, quizá (aquí si especulo) la intención  es de abonar a la especulación por el valor de los predios de la zona y garantizar un buen negocio por la venta de los terrenos para la nueva ubicación. Hay que decir que en el poniente viven personas que cuentan con vehículos, que es una zona mayoritariamente habitacional y que su densidad no es la más alta de la ciudad. Por el contrario, la actual ubicación se acerca más a zonas de mayor densidad poblacional. Además, tras la construcción del Circuito Interior, el flujo de la vialidad no será un problema. Por otro lado, trasladar el proyecto a la zona poniente implica el desarrollo de infraestructura en servicios y elevaría los costos del proyecto. Haga un examen de conciencia y recuerde cuantas veces el transito ha sido colmado por camiones, a mi, en 15 años manejando por esa zona nunca me ha pasado. También hay que decir que una serie de comercios, servicios y actividades económicas dependen de la central camionera, trasladarla a otro lado le restaría a la zona un foco de atracción. Seguramente tampoco se ha pensado que hacer con el viejo edificio si se fuera la central al poniente. Por eso creo que es otra ocurrencia eso de hacer el proyecto en el poniente de la ciudad. Dicen los promotores que estaría ingresando al municipio una buena cantidad de millones de pesos por el terreno, eso quiere decir que se obtendrían recursos adicionales para aplicarlos en beneficio de la población. Se puede inferir que alguien prefiere embolsarse esos millones antes de que se reinviertan en la ciudad.

11. Costo de construcción elevados, según el gremio

Las críticas sobre los supuestos elevados costos de construcción de la central camionera son infundadas, en principio porque el cálculo simplón que hacen es incompleto. De manera irresponsable se han realizado multiplicaciones, sumas y restas a “ojo de buen cubero” sin considerar las especificaciones de la edificación, el equipamiento y la calidad de los materiales para asegurar el óptimo funcionamiento de las instalaciones durante la concesión. Los “valuadores” del gremio no consideran que las instalaciones deben ser equipadas de manera integral, amuebladas, decoradas, etc. Estos proyectos no corresponden con la lógica de la obra pública tradicional en donde los recursos se escatiman al grado de sostener con alfileres las edificaciones para asegurar que “no se caiga” antes de que salga el “preciso”. La vida útil de los materiales debe garantizarse después de terminado el contrato y en muchos casos considerarse su renovación y actualización constante. Eso de dividir el costo total de la inversión entre metros de construcción no lo hacen ni los “maistros”.

12. Algo esconden pues ni los regidores panistas se ponen de acuerdo

No se necesita tener más de dos dedos de frente para entender que la oposición de regidores panistas responde a una pugna política al interior de Acción Nacional y no a un ejercicio de análisis del proyecto. Algunos regidores panistas han sido incapaces de recoger la información aún cuando se han desarrollado diversas reuniones desde hace meses para informar las características del proyecto. La muestra está en que no han podido transmitir la información en los medios de comunicación con la suficiente precisión para la comprensión de los ciudadanos. Regidores panistas han acudido a diversos foros a desinformar, quiero pensar que no es por mala fe sino que no les alcanza para más, diciendo absurdos monumentales que ponen evidencia su cerrazón al proyecto. Lo que se observa es que las pugnas al interior del PAN son mas importantes para algunos regidores que los beneficios para todos los ciudadanos. Otro ejemplo es el de la regidora que tiene intereses en empresas camioneras en Tepatitlán, de esos que van para Mezcala, y parece que no va a abstenerse de votar, claro que mantiene una tajante negativa al desarrollo del proyecto que implicara un mayor esfuerzo económico para las empresas de transporte en beneficio de los usuarios, pero en perjuicio de su familia. La pregunta es ¿Para quién trabajan, para sus caudillos panistas, para la empresa familiar o para los ciudadanos de Tepatitlán? El Presidente Municipal sabe que no podrá capitalizar políticamente estos proyectos de inversión pues el tiempo de construcción supera su administración, pero ha coincidido con empresarios en la importancia que tiene dar paso a este tipo de inversiones, más allá del desgaste político que implican. Por eso la burda pugna panista debe quedar fuera del proyecto, sobra decir que lo mismo aplica para las posturas partidistas desde MC o PRI.

13. Para quién o quiénes será el negocio

Esta pregunta que hiciera un distinguido presidente del gremio de la arquitectura fue, en principio, perversa. Los recursos de los proyectos de Asociación Público Privada se obtienen de fondos de inversión o sistemas de pensiones que no esperan un retorno inmediato de la inversión sino que consideran el largo plazo para obtener rendimientos. Los recursos no son designados por un político, no se administran por funcionarios sino que pasan por rigurosos filtros para eliminar las fugas en comisiones, mordidas, errores de construcción  y otras modalidades propias de la corrupción en el sector público. Lanzar preguntas para especular de quién es el negocio es un razonamiento infantil. Quien invierte no va a desperdiciar recursos en corrupción, pero quien invierte tiene derecho a obtener un rendimiento. No se está haciendo nada ilegal, no se están abusando en las licitaciones, no se está burlando a nadie. El negocio es para quien invierte y arriesga, está en su derecho. Claro, el negocio es de los fondos de inversión por si alguien tenía dudas o quiere entrarle con 137 millones de pesos. De verdad creen que se arriesgan más de cien millones de pesos sin tener evidencias técnicas de que el proyecto tiene la capacidad suficiente, la ubicación adecuada, la demanda necesaria, yo creo que no.

14. Quién escogió a esa empresa tepatitlense, es algo muy sospechoso

El grupo que ha asumido los riesgos de invertir recursos intelectuales y económicos en el desarrollo del proyecto de asociación público privada no ha sido seleccionado por políticos o funcionarios. Han tenido la iniciativa de arriesgarse para generar infraestructura y han establecido las alianzas necesarias con los promotores de asociaciones público- privadas. Su participación en el proyecto no es un regalo de nadie si no el fruto del esfuerzo para que en Tepatitlán se hagan proyectos de alto impacto. La participación de una empresa de Tepatitlán debe celebrarse, reconocerse la visión, agradecer el compromiso por detonar proyectos de inversión en la coyuntura de las APP y de ninguna manera condenarse con especulaciones ridículas. Además, la mano de obra, la supervisión y los insumos serán de Tepatitlán, dejando una gran derrama económica y empleos nuevos en la ciudad. Si otros miembros de la industria de la construcción no han tomado parte es por una sencilla razón, no quisieron apostar y el que no apuesta no gana y me consta que a este tipo de proyectos se invitó a muchos constructores locales sin distinción de simpatías partidistas, colores u amigos.

Ahí están las razones por las que sí debe concretarse el proyecto. Porque Tepatitlán merece esta infraestructura, para superar una decisión de hace dos décadas que nunca pudo concretarse en un espacio digno y decoroso, eficiente y que privilegiara al usuario por encima de los transportistas. Porque estas iniciativas de inversión son contadas. Porque 400 millones de pesos, de concretarse los tres proyectos de inversión, serán una inversión histórica que genere empleos directos, indirectos y grandes oportunidades de negocio. Porque podemos no hacerlo y no pasa nada, ni hoy ni nunca. Dar el carpetazo desalentaría la inversión.

Dicho de otra forma, porque ya basta de que las pugnas políticas interfieran con el desarrollo de Tepatitlán, de que los intereses económicos de siempre se empeñen en llevar agua a su molino y que por celos profesionales se obstruyan iniciativas valiosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: