Ebrard y Alfaro: curiosas coincidencias

Foto: nnnoticias.mx
Foto: nnnoticias.mx

Bastaría con darse una leve empapada de la trayectoria de estos dos políticos para descubrir enormes coincidencias no sólo en sus pretensiones políticas, sino en su perfil, trayectoria y orígenes. Marcelo Ebrard el todavía Jefe de Gobierno del Distrito Federal y Enrqiue Alfaro, el ex candidato a Gobernador en Jalisco parecen cortados con la misma tijera.

Surgieron del PRI

Tanto Ebrard como Alfaro se originaron en el PRI, participaron activamente en el viejo régimen como militantes de ese partido y como funcionarios públicos en tiempos de la dictadura perfecta. Marcelo Ebrard formó parte importante del gobierno de Carlos Salinas bajo las órdenes de su mentor y padrino político Manuel Camacho Solís. Enrique Alfaro por su parte, fue regidor priista en Tlajomulco y un importante operador juvenil en la campaña de Francisco Labastida Ochoa.

Su mentor y padrino político es un ex priísta convertido en “Lopezobradorista”

En el caso de Enrique Alfaro, su carrera política está amarrada al consejo y trayectoria de un ex priísta que hoy es la voz de Andres Manuel López Obrador en Jalisco, Enrique Ibarra Pedroza. Marcelo Ebrard al igual que Alfaro, sigue la ruta trazada por su mentor y principal promotor, el expriísta Manuel Camacho Solís quien ha subsistido en la política nacional luego de mantenerse como consejero y estratega político del tabasqueño López Obrador.

Llegaron al PRD por conveniencia

Marcelo Ebrard se incorporó al PRD luego del pacto político entre Andrés Manuel López Obrador y Manuel Camacho Solís que había sido desplazado del PRI tras el asesinato de Luis Donaldo Colosio. Entre otras cosas, este pacto llevó a Marcelo a ocupar la Secretaría de Seguridad del Distrito Federal y luego la de Desarrollo Social en el gobierno de el Peje desde donde construyó su candidatura al gobierno del Distrito Federal. Enrique Alfaro llegó a ser Diputado Local en Jalisco por el PRD, luego de que Enrique Ibarra aceptara la candidatura a la gubernatura de Jalisco por el PRD después de que el PRI se la negara y postulara a Arturo Zamora. Desde el Congreso, Enrique Alfaro consolidó su candidatura perredista a la alcaldía de Tlajomulco.

En 2006 y 2012 militaron activamente en el “lopez-obradorismo”

Ambos, cada uno desde su trinchera, impulsaron la candidatura de Andres Manuel López Obrador a la presidencia de México, justificaron sus reacciones virulentas contra las instituciones y denostaron la elección de 2006. En 2012, asumieron posiciones estratégicas para el proyecto de López Obrador. El DF operado por Ebrard mantuvo su preferencia por la izquierda mientras que desde Jalisco, Enrique Alfaro alcanzó un importante crecimiento en las preferencias electorales hacia López Obrador, el mayor crecimiento electoral en provincia para el Peje.

Se dicen liberales

La herencia de Marcelo Ebrard en su paso por el gobierno del Distrito Federal deberá consignar 90,000 asesinatos y todos en pro de la libertad. El proyecto encabezado por Marcelo Ebrard a su paso por el DF es una versión mexicana del Proyecto Zapatero emprendido en España por José Luis Zapatero. Este proyecto de “libertad” implicó la legalización del aborto, la legalización de los matrimonios homosexuales y un abierto enfrentamiento con la Iglesia Católica particularmente, banderas políticas de los socialdemócratas, la versión pop del socialismo soviético.

En Jalisco, Alfaro ha sido calculador y pragmático en estos temas, sin embargo sus posturas respecto a “no criminalizar a la mujer” que aborta, su absoluta convicción sobre la legalización de los matrimonios homosexuales y sus denostaciones a símbolos y autoridades católicas dejan claro que aunque le tiembla la mano, coincide totalmente con las iniciativas que Ebrard llevó a la capital del país, aún cuando diga que no va a imponer esa agenda en Jalisco.

Van con todo por el 2018

Enrique Alfaro tiene la mira puesta en la gubernatura de Jalisco y desde ahora se perfila en campaña abierta para alcanzarlo, pasando en 2015 por la alcaldía de Guadalajara y el fortalecimiento del Partido Movimiento Ciudadano como estructura territorial y la transformación de la Asociación Política Estatal Alianza Ciudadana en una especie de organismo responsable del proselitismo social demócrata.

Por su parte Marcelo Ebrard ha dicho con claridad que él será candidato de las izquierdas a la presidencia de México en el 2018. Apenas deje el gobierno del Distrito Federal se dará a la tarea de trabajar en su candidatura a pesar de que los partidos políticos de izquierda siguen paralizados por la indefinición de López Obrador con su MORENA. Las alianzas internacionales de Ebrard ya comienzan a aceitar su proyecto de cara al 2018 y por eso ha convocado a una reunión de la Internacional Socialista en su carácter de Vicepresidente para generar una propuesta alterna al conservadurismo.

Marcelo Ebrard y Enrique Alfaro saben perfectamente que el proyecto social demócrata en México pasa principalmente por dos entidades: Jalisco y el Distrito Federal. Jalisco se volvió fundamental porque tras el crecimiento electoral de la izquierda en un estado tradicionalmente conservador, el proyecto social demócrata gana más por lo que el conservadurísmo pierde y el DF como el experimento social demócrata para América Latina mantiene a través de políticas populistas y una planeada distorsión del tejido social una innegable preferencia electoral por la izquierda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: