A Alfaro y MC se les desplomó el discurso

FOTO: Agencia Grupo Reforma
FOTO: Agencia Grupo Reforma

Mucho se ha hablado del deterioro del quehacer político partidista en el país. Cada día con mayor frecuencia se consignan ante los medios de comunicación excesos en los que políticos y sus partidos se despachan con grandes presupuestos sin restricción alguna y peor aún, sin compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas.

Se hablaba que de la dictadura perfecta transitamos a la trágica partidocracia, una especie de multiplicación de los males. Si antes un partido hacía del Estado mexicano un ente a conveniencia, la partidocracia había multiplicado a los tiranos, que a costa de las transformaciones políticas, económicas y administrativas, privilegiaban y departían los intereses particulares de camarillas enquistadas en los partidos políticos, como si los 70 años del partido-estado fueran sólo el preámbulo de un saqueo descomunal.

Una buena noticia en medio de este ambiente de retroceso político es la que aunque limitada aún, representa la mayor reforma política de los últimos años. La reforma constitucional aprobada el pasado 09 de agosto tiene una gran virtud, le arrebata la exclusividad de lo electoral a la clase política para entregarle al ciudadano independiente la posibilidad de postularse a cargos de elección popular o de abstenerse de la representación para protagonizar directamente ante las instancias legislativas iniciativas de ley.

El avance consiste en que los partidos han perdido el monopolio para la designación de los candidatos. Cierto es que los partidos políticos mantienen prerrogativas excesivas y que dejan en desventaja a los ciudadanos independientes que buscarán ser electos, pero, quién cuestiona que ahora en competencia abierta los partidos se verán obligados a tener mayor apertura, sensibilidad y a que los grupos que mantenían el control de los partidos y sus prerrogativas a través del voto corporativo abran paso a liderazgos reales y representativos de la sociedad.

En realidad es una buena noticia en principio, habrá que ver como ejercemos los ciudadanos este derecho que hoy “nos reconocen” nuestros flamantes legisladores. Hoy que la democracia representativa esta en crisis, los espacios de participación directa traen una bocanada de oxigeno a un modelo desgastado por los vicios del corporativismo que nos heredó el PRI y que adoptó el PAN apenas llegó al poder y, por las camarillas que se adueñan de los partidos tras negociar intereses y privilegios a cambio de candidaturas.

En Jalisco pasa algo curioso, las candidaturas independientes llegan como balde de agua fría al proyecto político de quien se decía el “candidato ciudadano” de los hombres “libres”: Enrique Alfaro. Apenas había logrado consolidar un partido político con amplias prerrogativas y espacios de poder en el Congreso Local y municipios cuando su partido se convierte al mismo tiempo en un lastre. Si su discurso justificaba que los partidos eran un mal necesario porque ellos mantenían la exclusividad para la participación en candidaturas de elección, hoy que no la tienen, por qué no renuncia al partido Movimiento Ciudadano y sus prerrogativas, sus espacios, su voto corporativo y construye realmente lo que decía aspirar en sus discursos, una candidatura ciudadana, independiente y libre.

Ahora sí que Alfaro estará pensado como la abuelita “por qué se meten con mis macetas”. Ahí se verá de que esta hecho este político, si su empuje electoral fue producto de una coyuntura en la que la animadversión al panismo se conjugó con la ambición de otros que se vieron desplazados de la lógica de poder y un voto duró priísta que bastó para llegar y aunque mermado fue suficiente, o será que Alfaro tiene el liderazgo y la congruencia para construir una nueva forma de hacer política, la de los ciudadanos “libres”, sin partido.

Anuncios

Un comentario sobre “A Alfaro y MC se les desplomó el discurso

Agrega el tuyo

  1. Yo más bien creo que el reto de Movimiento Ciudadano es seguir con la lógica del movimiento que impulsó Alfaro y este instituto responda a los ciudadanos y no a grupos facticos como actualmente hacen los “partidos tradicionales”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: