México, los campeones de la fe 99 años después

Imagen

Hoy México celebra la conquista de la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el fútbol le regala a México su primer medalla de oro en esta edición. Los cronistas modernos gritaron con euforia que estos jóvenes han realizado una gesta heroica, confirmando que la juventud esta llamada al heroísmo, ensalzan un resultado enorme y que transcenderá las fronteras del deporte para trasladar el ánimo del triunfo a todos los ámbitos de la vida nacional.

Hace 99 años, los jóvenes mexicanos también contagiaron a la juventud del mundo con su tenacidad, su fortaleza, su autoridad, su idealismo y su enorme triunfo frente a la tiranía. Las narraciones de su heroísmo entusiasmaban a los franceses, a los italianos, a los alemanes, a los belgas. De todo el mundo se escribían cartas con muestras de solidaridad, respeto y admiración. No eran 18 mexicanos como hoy, sino miles de muchachos mexicanos que le dieron a México la victoria sobre la tiranía de los gobiernos anticatólicos, ganando no una medalla sino la Gloria del cielo.

En 1913, el sacerdote jesuita Bernardo Bergöend inspiró en jóvenes mexicanos la formación de una agrupación que reuniera la juventud de un país profundamente lastimado por la revolución y sus desastres sociales, que forjara las generaciones que traerían a México una nueva y mejor realidad social, inspirada en las enseñanzas de la doctrina católica y a través de la fuerza renovadora del catolicismo social.

El P. Bergoënd conocía el modelo de la Asociación Católica de la Juventud Francesa (ACJF), que liderada por Alberto de Mun, que al tiempo se convirtió en un importante político francés, precursor de la Rerum Novarum y considerado uno de los grandes pensadores católicos de finales del siglo 19. Si en Francia el modelo había sido exitoso, en México no podía ser distinto.

Los jóvenes mexicanos que no eran ajenos al desgaste y olvido de la cuestión social durante el régimen de Don Porfirio Díaz, venían agrupándose en organizaciones estudiantiles como el Centro de Estudiantes Católicos. Este grupo que venía siendo asesorado por el Padre Bergöend sirvió de base para fundar el 12 de Agosto de 1913, la Asociación Católica de la Juventud Mexicana (ACJM), con una mística y ascética que pronto se contagió en todos los rincones del país. Grupos de jóvenes católicos de todo México no tardaron en adoptar el modelo propuesto por el sacerdote jesuita y los estudiantes capitalinos.

Como ejemplo está la fundación de la ACJM en Guadalajara en 1916 de la mano de los dos grandes precursores de la defensa de la libertad religiosa en Jalisco, Anacleto González Flores y Miguel Gómez Loza. Tanto Miguel como Anacleto venían desde hace un par de años trabajando entre los jóvenes católicos de Guadalajara y otras localidades de Jalisco con círculos de estudio de Historia, Filosofía, Sociología y cuantas materias de estudio conocían. Fue la ACJM, la que terminó por consolidar para Anacleto y la causa católica en México un ejército de jóvenes formados intelectual, física y espiritualmente, capaz de enfrentar a la tiranía de los gobiernos post revolucionarios que inauguraron el régimen priísta.

Tres pilares sostienen el programa de la ACJM desde entonces: PIEDAD, ESTUDIO y ACCIÓN. Esta tríada que forma de manera integral en el carácter y la personalidad del joven, estimula la obediencia pronta a la voluntad del Creador y robustece y cultiva la inteligencia de los jóvenes, le obsequió no por casualidad, hombres de enorme valor por su aportación a la historia moderna de México como Efraín González Luna, el político, abogado y pensador católico fundador del PAN, Antonio Gómez Robledo el distinguido diplomático, jurista y filósofo tapatío y otros muchos hombres de bien.

Este 12 de agosto celebramos 99 años de su fundación, una organización de jóvenes que ha mantenido durante prácticamente un siglo ya, el heroísmo como la vocación natural de la juventud y a la que como mexicanos debemos la libertad de asociación, la religiosa y la de cátedra que costaron sangre, sudor y lágrimas. Tuvo, tiene y tendrá generaciones que le den a este país líderes convencidos de que el orden social cristiano ha de levantar la mano en la vorágine del relativismo para hacerse sentir con la fuerza del Redentor que impera de manera soberana sobre los destinos de la historia.

¡Honor y Gloria a Cristo Rey que después de 20 siglos aún guarda en la ACJM jóvenes con brazos fuertes para defenderle y corazones ardientes para amarle hasta la muerte!

A.M.G.D.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: