Yarrington, Aristóteles y el PRI

Imagen
YARRINGTON Y PEÑA NIETO

En los últimos días hemos observado con preocupación una nueva denuncia en contra de un ex gobernador priísta, Tomas Yarrington ex gobernador de Tamaulipas. El gobierno de Estados Unidos ha llamado al político mexicano a rendir cuentas por un supuesto lavado de dinero del narcotráfico, recibir pagos del crimen organizado cuando era gobernador y ha iniciado un proceso por la vía civil que hoy le permite emprender su defensa en libertad, pero que parece ser una seria embestida contra la corrupción por parte del gobierno estadounidense.

Tomás Yarrington fue gobernador de uno de los estados mexicanos que sufren con mayor fuerza el azote de la violencia que genera el narcotráfico. Tamaulipas es donde se creó el emporio del Cartel del Golfo y su brazo armado que tiempo después estaría peleándole la hegemonía a todos los líderes del narcotráfico, los llamados Zetas. Es un estado fronterizo en donde la violencia y el narcotráfico dominan todos los rincones y que ha sufrido la complicidad de los gobiernos priístas que permitieron el desarrollo de un cártel del narcotráfico fundado por Juan García Ábrego y luego el surgimiento de un grupo de gatilleros llamados “Zetas” que han traído a México tristes y graves experiencias de violencia.

Hoy, el gobierno de Estados Unidos cree tener elementos suficientes para procesarlo por lavado de dinero y otras inconsistencias en su patrimonio. Su fortuna parece no corresponder con los “modestos” (entiéndase la ironía) sueldos de un gobernador en México. Lo interesante del caso, más allá de los tiempos electorales, es que un ex gobernador priísta sea procesado por sus vínculos con el crimen organizado, desafortunadamente tiene que ser el gobierno de estadounidense, pero ya es un avance que se denuncie y procese lo que ya todos sabemos de la larga lista de gobernadores y ex gobernadores priístas que hoy tienen enormes fortunas y viven casi como miembros de una realeza priísta, Montiel, Fidel Herrera y Mario Villanueva solo por mencionar a algunos.

Esta situación a incomodado al PRI, lo ha obligado a desmarcarse de Yarrington y exigir que este aclare el problema. El PRI y su candidato Peña Nieto vienen entregándonos un discurso que parece más bien la renuncia a su naturaleza como partido-estado, que cuesta tanto trabajo creerle porque ni sus gobernadores, ni sus presidentes municipales, diputados locales, federales o senadores emanados de este partido se comportan de acuerdo al nuevo discurso democrático del PRI. Por eso el PRI resintió el anuncio del problema de Tomás Yarrington, porque el PRI podrá decir que es una blanca flor, pero que sus espinas tan vivas hoy como en el siglo pasado, siguen sangrándonos la dignidad.

Aristóteles, un Yarrington en potencia en Jalisco

Si al PRI no acabamos de creerle su nuevo discurso democrático, las nuevas develaciones de ReporteIndigo.com sobre el candidato del PRI a gobernador de Jalisco hacen todavía más difícil hacer creíble el discurso. Ésta revista electrónica denuncia lo que parece una especie de enriquecimiento inexplicable de otro priísta, el ex presidente municipal de Guadalajara y hoy candidato priísta Aristóteles Sandoval.

Reporte Índigo denuncia que Aristóteles Sandoval mintió cuando afirmó que su departamento de lujo en Puerto Vallarta, Jalisco, manifestado en su declaración patrimonial hecha pública por él mismo y su equipo de camapaña, y al que asignó un valor de apenas poco más de 2.5 millones de pesos. Los panistas pronto denunciaron que el valor comercial del inmueble de Aristóteles era de al menos 7 millones de pesos. Reporte Índigo terminó por develar que no solamente no vale ni los 2.5 millones que dijo Aristóteles, ni los 7 millones que dicen los pancistas, sino 9 millones de pesos según los datos recogidos en sus investigaciones. Ésta revista señaló además que Aristóteles no era el único político priísta que había adquirido uno de estos lujosos apartamentos con vista al mar y a la montaña del famoso destino turístico, sino que el ex presidente de su partido en Jalisco y padre del presidente municipal de Puerto Vallarta también priísta, el señor Rafael González Pimienta era su vecino, su vecino de lujo.

Aristóteles Sandoval tiene derecho a tener patrimonio de éstas características, el problema es que mientras fue presidente municipal, no se le conoce otra actividad lucrativa, sus ingresos totales no sobrepasaron los 3 millones de pesos, entonces, de dónde salió el dinero para hacerse de un lujoso departamento en la playa de Vallarta y además de otras propiedades en la zona metropolitana de Guadalajara, eso solamente lo sabe el candidato.

Qué hacer cuando un ex gobernador priísta es procesado por enriquecimiento inexplicable, cuándo un presidente estatal de este partido y su candidato a la gobernatura en Jalisco adquieren lujosos departamentos y no acaban de explicar de dónde salió el dinero, qué hacer cuando nos lanzan un discurso democratizador que no termina por tener credibilidad ante estas denuncias. Lo único es que debemos ser mucho más críticos para no comprar discursos demagógicos sin antes verificar que aún con discursos de democracia y modernización, las viejas prácticas están vigentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: