Yo soy el 132, una señal de que México aún respira

El episodio que mas hemos saboreado en las campañas presidenciales es el ocurrido en la Universidad IBEROAMERICANA en la visita del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto. Éste hecho ha sido el único que verdaderamente sacó del guión de la simulación a los priístas y los desnudó para mostrar su intolerancia, su miedo a la democracia y sus formas, el autoritarismo que habíamos olvidado y un candidato que no es capaz de enfrentarse a un público adverso y difícil como el de los jóvenes.

Mas allá de la extraordinaria encuerada que le pusieron a Peña Nieto en la IBERO, una universidad de inspiración Jesuita, lo que hace más interesantes estas expresiones juveniles es la manera en que, lo que originalmente fue solo una exagerada manifestación universitaria, pasó a ser un movimiento que puede abrir un boquete enorme al sistema en donde los políticos, por más que digan otra cosa, no querían hacerlo, en el férreo control y la manipulación de los medios de comunicación sobre el contexto político y sus actores.

El actor que no solamente no había mostrado signos de transición a la democracia y que no había querido jugar con las nuevas reglas del sistema político que venimos construyendo, sino que se había convertido quizá en el nuevo mandamás de la política en México, son los medios de comunicación. Principalmente el duopolio (Televisa-TV Azteca), pero también otros medios escritos y de radio, al llegar la alternancia y con la complacencia de los políticos tomaron un papel importante en las definiciones políticas pues ellos, y sólo ellos tenían la llave que da acceso a las expresiones políticas a la propaganda. Pasaron de ser administrados por el poder político, a aspirar a ser ellos una suerte de condicionante para aquellos que quisieran acceder al poder político.

El movimiento creado por universitarios de la IBERO será de suma relevancia si se mantiene en el camino de exigir nuevas formas que conduzcan a la consolidación de la democracia en los medios de comunicación, en los políticos y en las universidades. Tienen la extraordinaria oportunidad de abrir un enorme boquete a uno de los pilares del viejo sistema político priísta que no sólo no habíamos tocado ni con el pétalo de una rosa, sino que se fortaleció al grado de asumirse como el nuevo administrador del poder a través de la propaganda. Los medios no desconocen el enorme poder que les da la exclusividad en la difusión de la información y el enorme impacto que su propaganda puede generar en la adolescente sociedad mexicana que dista mucho de ser crítica y exigir objetividad en los medios de comunicación de alto impacto.

#YoSoyEl132 fue el resultado de la reacción estudiantil en la IBERO tras la acusación del Presidente del PRI, Pedro Joaquín Cadwell de que los manifestantes que prácticamente hicieron huir a Enrique Peña Nieto de un foro que se desarrollaba en esta universidad eran porros. En respuesta y vía las redes sociales, 131 estudiantes mostraron su credencial para validar su condición de universitarios y desmoronar el argumento de que fue algo planeado por las huestes amorosas de López Obrador.

#YoSoyEl132, por ahora, es sumarse al proceso de transición a la democracia que parecía dormitaba después de la alternancia y exigir a TODOS, incluidos los medios, dejen las viejas prácticas serviles al PRI y al sistema y se conduzcan de acuerdo a lo que una democracia exige a sus medios de comunicación, objetividad, imparcialidad, crítica y ética. Este movimiento que ha obligado a Televisa y TvAzteca a dar tiempo a sus consignas por la imparcialidad mediática en el país, ojalá logre mantenerse firme en sus objetivos de transformación democrática y no termine como otros movimientos universitarios que fueron usados por actores políticos para golpear al poder en turno y, use a los universitarios como carnada para después negociar su gajo de poder.

En medio de estas campañas que daban sueño, de medios de comunicación parciales, burdos y con afán de regresión, un movimiento como este nos recuerda que la regresión está ahí lista para entrar por la puerta de la apatía e instalarse de nuevo en el poder político de la mano de los nuevos departidores de poder, los medios. Es una buena noticia que México despierte en sus jóvenes y universitarios y que los efectos de este episodio afortunado, no sean pervertidos por afanes facciosos que terminen exponiendo a los universitarios como en el pasado.

Estemos pues dispuestos a sumar a los 131 universitarios del la IBERO y exijamos a los medios disposición para jugar las reglas mínimas de una democracia. #YoSoyEl132 porque para dar paso a la consolidación de un nuevo sistema político mas justo, humano y al servicio del bien común, es necesario alzar la voz y exigir también a los medios, estar al servicio de la sociedad y no al servicio de las facciones que aspiran a toda costa el poder político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: