Aristóteles y Alfaro, lobos con disfraz de abuelita

En los últimos días en la ciudad de Guadalajara comenzaron a aparecer anuncios espectaculares promocionando una campaña para que se evite en los próximos procesos electorales las campañas llamadas de “guerra sucia”. Según el grupo de organizaciones, la campaña busca priorizar la discusión de las ideas, propuestas y soluciones, por encima de las descalificaciones, mentiras, etc.

¿Y por qué tienes ese hocico tan grande?

La propuesta podría parecer atinada, natural y necesaria, pero si se fija la vista, si se escucha con atención, si se observan los detalles, comienza a perderse la ternura de la abuelita para aparecer los ojos grandes, las uñas afiladas y el hocico jadeante del lobo feroz, o mejor dicho, del león negro.

Uno observa en estas organizaciones que se autodenominan ciudadanas una red construida desde intereses en torno al candidato del PRI, Artistóteles Sandoval y el Grupo Universidad de Raúl Padilla. Marco Antonio Nuñez Becerra, Presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), es la cabeza visible de este aglomerado, junto con otros hombres vinculados al PRI y sus intereses como Cotero Bernal. No sorprende que la FEU, a través de su presidente, responda al grupo de los “Aristogatos” formados en esta organización estudiantil y desde donde saltaron a esferas del PRI o gobiernos priistas, el propio Aristóteles fue presidente de esta organización.

Esta campaña, de manera perversa y velada, pretende disuadirnos de ejercer el derecho de conocer la verdad sobre aquellos personajes que estarán pidiéndonos el voto. Al buscar concentrar la atención en las ideas y propuestas, se olvida que las ideas, propuestas o soluciones no se ejecutan a sí mismas, y que son las personas, con sus filias, fobias, errores, talentos, relaciones, trayectoria, etc., las que toman las decisiones para que las ideas modifiquen la realidad. Peligrosa trampa nos están acercando, olvidar que la honestidad en un político debe ser valorada.

Además, vale la pena preguntar de dónde está saliendo el recurso que patrocina esta campaña tramposa. Quién o quienes patrocinan espectaculares por toda la ciudad, que dicho sea de paso, no son baratos y menos en estas fechas en donde la demanda política encarece el mercado de la publicidad. ¿Por qué estos patrocinadores están tan interesados en invertir grandes cantidades de dinero en ponernos una trampa tan peligrosa? Le comparto mi hipótesis.

Si los impulsores de ésta iniciativa coexisten en el mismo círculo de poder e intereses que ha formado en esta coyuntura el Grupo Universidad y el PRI, es viable pensar que entonces estarían protegiendo los intereses del mismo grupo. Los intereses políticos electorales de estos se han puesto en la candidatura de Aristóteles Sandoval, un político emanado del grupo U.deG., dirigente feuista cuando universitario y que se refugiaba en la nómina de la Universidad cuando la suerte política no le favorecía, como cuando fue Jefe de los Bufetes Jurídicos de la universidad.

A finales del año pasado, Ricardo Revelo, uno de los investigadores de mayor credibilidad de asuntos de narcotráfico en México, publicó en la revista Proceso, una serie de vínculos del hoy candidato del PRI con un operador de Ignacio “Nacho” Coronel (+), uno de los capos más buscados en México y de mayor poder dentro de la estructura del Cartel de Sinaloa. Por otro lado, la prensa ha documentado diversas irregularidades en la gestión encabezada por Aristóteles que le pueden costar caro al momento de salir y pedir el voto. Estas y otras malas referencias encontraremos documentadas sobre la trayectoria del candidato del PRI, ¿Se entiende entonces por qué nos invitan a privilegiar las propuestas?

Ni al grupo Universidad, ni al PRI, ni a Aristóteles les conviene que la gente conozca estas y muchas referencias negativas del candidato. Con un discurso populista, con una imagen impecable, con una bella sonrisa buscarán dejar bien enterradito el oscuro pasado de Sandoval Díaz. Esa en mi hipótesis para tratar de explicar la desesperada y tramposa iniciativa de privilegiar las ideas sin escudriñar en la trayectoria, experiencia, la honestidad y valores de los candidatos.

Para comerte mejor

En la red del pajarito (twitter), conocí el audio de una conversación entre el hoy candidato Enrique Alfaro Ramírez y un periodista que recibió, al final de la conversación, la amenaza directa a su integridad si publicaba algo que no fuera del agrado del ofensivo y prepotente político. Situación de suma gravedad, que me invitó a la necesaria denuncia y difusión en la misma red.

No tardaron en aparecer los paleros, ciudadanos irreflexivos, ignorantes, ofensivos también, pero que justificaban al hoy candidato a gobernador por el partido Movimiento Ciudadano, diciendo que el periodista se lo merecía, dejándome entrever que la prepotencia, la violencia y la amenaza fue lo correcto. Que aplaudían la acción violenta de Alfaro y que era bueno saber que actuó valientemente y lo puso en su lugar. Tremenda trampa también.

Una cosa es que pretendan hacernos olvidar el derecho a conocer y denunciar los excesos, delitos, desatinos, errores y sucio pasado de los candidatos pero más grave aún que nosotros decidamos con estupidez manifiesta, renunciar a la capacidad de discernir entre una trayectoria de honestidad y honradez (pocas pero las hay), y una trayectoria marcada por la delincuencia, la violencia, la corrupción y la deshonestidad. Si perdemos de vista la honestidad como un valor insustituible en la política, y somos nosotros quienes abonamos a la ceguera colectiva, pobre destino tendrán nuestros pueblos contaminados por la corrupción y violencia.

Que los lobos con vestido de abuelita no nos sorprendan, que se guarden su tramposo vestido y no quieran venir a invitarnos a través de campañas mediáticas, o solitarios paleros estúpidos, a renunciar al derecho de conocer la verdad sobre quienes nos pedirán el voto. La clave de esta elección estará en pensar muy bien en manos de quien, no de que ideas, programas o propuestas, sino de quien, con nombre y apellido, estoy poniendo el futuro de mi municipio, mi estado, mi país. Si Caperucita se salvó del engaño, no veo porque tú y yo no podamos hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: