El Salvador Caro que resulto un “barato”

A no pocos sorprende la adhesión de Salvador Caro Cabrera al proyecto encabezado por Enrique Alfaro Ramírez con objeto de llegar a la gubernatura de Jalisco. Sin embargo, las coincidencias entre ambos son mas añejas de lo que se cree.

Ambos forman parte de una generación de jóvenes priistas que en el año 2000 impulsaron la candidatura de Francisco Labastida Ochoa, cada uno desde su propia organización juvenil, anunciaron trabajarían juntos para hacer de Labastida el Presidente de México, sin embargo, el fantasma de la alternancia se le apareció a los engreídos priistas y les robo por primera vez, desde la fundación del sistema político post revolucionario, la Presidencia de la República.

Juntos, también impulsaron en ese mismo año una serie de candidaturas priistas al Congreso local, entre ellas la del hoy perredista Enrique Ibarra Pedroza, primero de éste grupo que inició un proyecto como candidato del PRD a la gubernatura de Jalisco tras ser desplazado de la candidatura en su partido de origen, lo siguió en aquella apuesta el hoy candidato perredista Enrique Alfaro Ramírez para convertirse entonces en diputado local.

Caro fue un priista que durante su juventud se formo al lado de otros como Galvan, Guizar, Almaguer, Aristóteles y Alfaro que hoy quieren conducir los destinos de la vida política. Siempre se le considero un activo importante para el Comité Directivo Estatal y para la formación de cuadros políticos desde la burocracia del partido. Luego, salto a una diputación local, a la presidencia del Comité Municipal del PRI en Guadalajara, negoció una regiduría y ocupó una diputanción federal recientemente.

Su rompimiento con el PRI era un asunto cantado después de su arrebato en la sede del partido en donde los llamó, palabras más palabras menos, “marranos”, “corruptos” y hasta los acusó de vínculos con el narcotráfico. Esa declaración de guerra era suficiente para entender que Caro Cabrera preveeía que su futuro político estaba en otro lado, del lado de los que siempre estuvo, Enrique Ibarra y Alfaro Ramírez.

Por esto, no sorprende que Caro haya vendido su amor a Alfaro, lo dije en 140 caracteres a principios de mes y parece que hoy se confirma, abierta o disimuladamente las canicas de Caro estarán sirviendo a Alfaro e Ibarra Pedroza. Esta es una mala señal para Aristóteles, se quiera creer o no, Caro acumuló capital político luego de un largo paso por el PRI y sin duda, no solo suma Alfaro sino que resta Aristóteles. Alfaro, por su parte, gana estructura, lo que si bien no le afecta directamente al panismo, si fortalece la estructura del candidato de la izquierda que parecía desolada.

En fin, la congruencia, el proyecto, las ideas, todo se olvida cuando el poder pierde distancia, por eso no sorprende que el orador de la congruencia y disciplina política del PRI hoy se haya vendido barato, muy barato, dejando en claro que en la política la congruencia tiene un precio tan caro que es mejor no comprarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: