Jalisco, la elección trascendental

La definición de candidatos a la gubernatura del estado de Jalisco le pone un sazón interesante a la elección federal de 2012. Para nadie es ajeno que en buena medida la elección de Presidente de la República se juega en Jalisco, básicamente por la cantidad de votos que el estado le aporte o le deje de aportar al PAN.

En este escenario y con los tres contendientes prácticamente definidos, veremos una campaña en la que el principal activo será la persona del candidato, su prestigio, trayectoria y sobre todo las posturas que asuma en temas de suma importancia para los Jaliscienses.

A los Jaliscienses se nos podrá poner una y mil etiquetas, se podrá decir que lo conservador es cosa de pasado, que la influencia de la Iglesia es mínima, que lo liberal es ya evidente, etc. Se podrá decir lo que se quiera pero la realidad es que, temas como los matrimonios homosexuales, el aborto, la eutanasia y otros que han sido banderas de la izquierda, siguen causando resquemor en Jalisco. Para muestra las iniciativas ciudadanas impulsadas por activistas católicos que reunieron más de 50,000 firmas a favor de un proyecto de reforma que defiende la familia y la vida desde el momento de la concepción.

Por eso resulta interesantísimo el perfil de los candidatos a gobernador en Jalisco. Por un lado, Aristóteles Sandoval, candidato del PRI, ha ido perdiendo la holgada ventaja frente a sus adversarios, con un partido debilitado y critico de su persona y méritos y sin definición clara sobre temas como matrimonios homosexuales o el estado laico, con promesas fallidas y más rostro que idea de lo que Jalisco necesita. Fernando Guzmán, el candidato del PAN, es un hombre que no ha temido mostrar sus posiciones aunque esto le cueste simpatías, sus adversarios lo acusan de ser intransigente pero todos lo saben un político serio, con el que se puede llegar a acuerdos, lo que contrasta con las etiquetas que ellos mismos le han puesto, sus posturas son claras en temas difíciles y su relación con la Iglesia Católica no es coyuntural, es añeja, evidente y permanente. Por otro lado, Enrique Alfaro, un hombre que busca venderse como una tercera vía, como una opción ciudadana, sin embargo es fruto de lo partidos, de origen priísta y de resultado perredista, se autodefine como de izquierda, pero al momento de tomar las banderas propias de este partido como los matrimonios homosexuales o el aborto les rehuye porque sabe que en términos electoreros, en Jalisco, esas banderas restan, aunque hay que reconocer que si alguien sabe vender el camello, es él.

Falta tramo a este ejercicio, hay que observarlos, hay que escudriñarlos, hay que entender quienes son, de donde vienen, quienes los acompañan, con quien han venido pactando. Contrastar la trayectoria será la clave en una elección donde los partidos y sus colores hoy no dicen lo suficiente para entender la lógica de gobierno en caso de que el voto les favorezca.

Jalisco y su elección local son transcendentales para las aspiraciones de Peña, Vazquez Mota y López Obrador, con estos candidatos deberán asegurar que Jalisco les aporte los votos necesarios para ganar. Por eso, los candidatos y su trayectoria son preocupación o ventaja para los candidatos presidenciales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: